Prentsa

Prentsa

La Diputación prevé eliminar en cuatro años los puntos negros para los motoristas

Con más de 4,8 millones ya invertidos en la instalación de sistemas de protección, actuará en 2018 en otra docena de tramos de la red viaria
La batalla contra los puntos negros para los motoristas se libra en Bizkaia poco a poco. De hecho, aún habrá que esperar otros cuatro años para que la Diputación dé por finalizado el plan que inició en 2006 para implantar sistemas de protección en las zonas más peligrosas de la red viaria y atender así las insistentes reivindicaciones de los aficionados a las dos ruedas, para quienes los soportes de los guardarraíles representan su peor pesadilla. La inversión global supera ya los 4,8 millones de euros y ha permitido intervenir en más de 86 kilómetros de carretera.

A la hora de actuar, la institución foral ha dado prioridad a las vías de alta capacidad circulatoria y, especialmente, a aquellas zonas de curva exterior. Tramos en los que, según explican los propios afectados, la moto tiende a irse hacia ese lado cuando derrapan o pierden el control. En giros a la izquierda el vehículo por inercia se va a la derecha y viceversa.
Un proceso «lento»
El presupuesto foral incluye desde hace once años una partida específica para introducir mejoras dirigidas a estos usuarios, repartidas en pequeños tramos a lo largo de los 1.300 kilómetros de carretera que suma el territorio vizcaíno. La cantidad habitual que consigna el departamento de Desarrollo Económico y Territorial asciende a medio millón de euros, aunque en este 2017 el desembolso se ha disparado hasta los 650.000.
A principios de año la Diputación acometió mejoras en el corredor de Uribe Kosta, entre la rotonda de Artaza y Sopela; en el de Txorierri, a la altura de Larrabetzu; y en la BI631, de Derio hasta Mungia. A día de hoy, la instalación de dobles barreras para forrar los postes más peligrosos de las carreteras está centrada en el corredor del Cadagua. Las obras, que afectan a 10,20 kilómetros, finalizarán previsiblemente «a principios de 2018», según apuntan desde la Administración vizcaína.
Los responsables forales ya han sacado a contratación los trabajos que prevén acometer a lo largo del próximo año. Se trata de una docena de proyectos para los que dispone de 500.000 euros y que reforzarán la seguridad de los motoristas en pequeños tramos de los accesos al Puerto de Bilbao y al aeropuerto, la bajada de Andraka a Armintza, la carretera de Gernika a Bermeo, la de Igorre a Otxandio por Dima o la de Muskiz a Malabrigo por Sopuerta, entre otros.
Cuando acabe el próximo ejercicio aún quedarán por instalar protecciones en 40 kilómetros de carretera tanto de la red funcional como de la local de Bizkaia, un objetivo que la Diputación se propone alcanzar en el plazo de cuatro años. Para las asociaciones de motoristas, el proceso puesto en marcha resulta «muy lento».
El pasado año nueve motoristas perdieron la vida en las carreteras vascas y otros 67 resultaron heridos de carácter grave. La mayoría de los accidentes fueron colisiones frontolaterales y choques con otros vehículos en marcha. Las motocicletas suponían entonces el 9,1% del parque automovilístico de Euskadi, según los datos facilitados por el departamento de Seguridad. El incremento de la matriculación de este tipo de vehículos aumentó un 64,3% en una década, entre 2006 y 2015.

EL CORREO

11 / 12 / 2017

Beste barriak

Bermeoko Udala

010 (94 617 91 00)
Arana eta Goiri tar Sabinen
enparantza z/g
48370 Bermeo - Bizkaia
antolakuntza@bermeo.eus

Certified iqnet management system AENOR. Empresa registrada bikain ziurtagiria WAI-AA WCAG 1.0